miércoles, 12 de noviembre de 2014

A la ocho en el Novelty


A las ocho en el Novelty es la primera novela que leo de Carlos Díaz Domínguez, autor ya de varias novelas y relatos. Tengo que decir que me ha sorprendido muy gratamente, ya que pertenece a un género que me gusta especialmente como es el de la novela histórica, aunque A las ocho en el Novelty es algo más que simple novela histórica. Es un thriller lleno de acción que te engancha desde su inicio, con elementos ficticios, tanto de la actualidad como históricos, y verdaderos sobre la familia de Carlos IV y de Manuel Godoy, su valido.
Carlos Díaz Domínguez nace en Madrid en el año 1959. Es licenciado en Ciencias Económicas. Sus primeros pasos en la literatura los da escribiendo sus vivencias en los múltiples viajes que ha realizado, una de sus grandes pasiones junto al cine y al teatro.
En el año 2006 publica su primera novela, Los impares de Sagasta. También en ese año recibe un premio en el Certamen Internacional Camilo José Cela por su cuento Semíramis.
En el año 2007 vuelve a salir al mercado con una novela, Los ascensores dormidos de La HabanaEn los años 2009 y 2010 publica dos novelas cortas: Franco morirá en Rodalquilar y La pasmosa herencia de José Belmonte, dentro de la colección “Narradores almerienses”, siendo la primera vez que se permite la entrada en dicha colección de un escritor no nacido en la provincia. En 2011 publicó con Ediciones B, y dentro de la serie de Grandes Novelas, Tres colores en CarinhallEn el año 2012 resulta seleccionado como uno de los finalistas en el 10º Certamen de relatos breves María Moliner con su escrito titulado "En una noche de tormenta". En octubre de 2012 vuelve a salir al mercado con la novela Lágrimas sobre Gibraltar, editada por Ediciones B. Regresa en el año 2014 con tres nuevos trabajos, los relatos Un informe en Sevilla y En noches de luna llena, dentro de libros colectivos, y con su quinta novela, A las ocho en el Novelty, también con Ediciones B.
La riqueza descriptiva, la fuerza de su narrativa y la precisión en la documentación son las características más relevantes de su prosa, así como la facilidad para atraer al lector al argumento que, sin darnos cuenta, ha forjado a nuestro alrededor.
Laura Cortés, anticuaria salmantina afincada desde hace años en San Juan de Luz, recibe un día el encargo de buscar un supuesto tesoro que Manuel Godoy, El Príncipe de la Paz, escondió antes del Motín de Aranjuez. Su cliente es Anatoly Boychenko, un magnate ruso, antiguo agente de la KGB soviética, afincado en la Costa del Sol.
La investigación pondrá en peligro la vida de Leonor y la de todos los que la rodean. Ella empezará a buscar el tesoro como única garantía de poder salvar su vida, buscando el apoyo en un novio que tuvo en su juventud.
Pero hay más estamentos implicados en la búsqueda ya que el Gobierno español teme que este asunto afecte gravemente a la Jefatura del Estado, y el Gobierno ruso le apoyará porque quiere que Anatoly Boychenko sea extraditado para que purgue los crímenes cometidos en su pasado de la KGB.
La novela nos lleva por diferentes escenarios sin descanso: el sur de Francia, San Sebastián, Salamanca, Madrid, Moscú, Extremadura, Andalucía, Nueva Orleans... en un cambio constante de ubicación que da al relato gran dinamismo y ritmo.
Carlos Díaz Domínguez una historia muy bien escrita y muy bien documentada llena de lugares perfectamente descritos, consiguiendo que A las ocho en el Novelty sea una novela muy divertida en la que te sumerges desde la primera página.
La pequeña parte histórica me ha parecido muy interesante y la de ficción es, sin ninguna duda, apasionante, y está perfectamente hilvanada con giros espectaculares y absolutamente creíbles que nos dirigen a un desenlace perfecto sin que nos quede ninguna duda.
Los personajes están todos ellos muy bien dibujados y son detallados y descritos con gran precisión.
Carlos Díaz Domínguez nos regala una historia que te hace pasar horas de lectura muy entretenida y honesta. Es un gran fabulador que te hace creer a pies juntillas todo lo que pasa gracias  a un gran poder de imaginación que mezcla sabiamente la historia, la pseudohistoria y el thriller de forma magistral y con una labor de documentación exquisita y detallada.
Tengo que reconocer que con A las ocho en el Novelty me he divertido mucho con su suspense e intriga. Una novela altamente recomendable de la que me alegro que se haya cruzado en mi camino.



No hay comentarios:

Publicar un comentario